04. El Templo del Señor Jagannatha en Puri

por Thakura Bhaktivinoda

No hay un hindú que no haya escuchado el nombre de ese templo. Las personas de edad y los jóvenes, los hombres y las mujeres, los gobernantes y los gobernados, los débiles y los corpulentos, todos visitan ese templo, debido a la curiosidad religiosa.

 

Ese templo fue creado por el Rey Ananga Bhimdeb

 

Ese templo, ubicado 301 millas al sudoeste del palacio Vice-Regal de Calcuta, cerca de la playa, es objeto de observación para los telescopios de las embarcaciones que navegan hacia Bengala. Está erguido sobre una plataforma que está 20 cubits arriba del nivel del mar. Esa plataforma tiene una extensión de 375 cubits por 400 cubits y es hecha de gigantescas piedras cementadas con una argamasa hecha de arena y cal. El templo tiene 92 cubits de altura y es una estructura típicamente hindú. Los peregrinos pueden ver su torre a 7 millas de distancia, donde un astuto panda consigue unas rupias por enseñarle el sagrado chakra. Ese templo fue creado por el Rey Ananga Bhimdeb hace aproximadamente 800 años, en lugar de otro templo que se encontraba en ruinas allí. El estilo de ese templo se le conoce como Niladri, o montaña azul. Se imagina que el templo anterior fue erguido por el Rey Indradyumna y tenía un color azul o un color oscuro. Otra posibilidad es que el nombre Nilachala esté relacionado con las colinas Nilgiri, las cuales se encuentran alrededor de la provincia.

 

El templo del Señor Jagannatha es una institución muy antigua

 

En varios registros oficiales, tales como el Malla Panjee; y en escrituras como el Utkalakhanda de los Puranas y en el Niladri Mahodadhi se declara que el templo del Señor Jagannatha es una institución muy antigua entre los hindúes. Nosotros creemos que Puri era considerada sagrada desde el tiempo en que los Puranas fueran escritos. Eso es confirmado por la copia del Vishnu Purana encontrada por Wilson, en la cual se dice que Kandu Rishi se dirigió a un lugar llamado Purushottama en búsqueda de Contemplación Divina. También se sabe que el Rey Indradymna vivió muy antes del Rey Vikramaditya, quien es un contemporáneo de Augustus Cesar de Roma.

 

Ha sido originada por la sabiduría

 

No obstante, se sabe que Puri no es tan antigua como Benares y Gaya, las cuales son repetidas veces mencionadas en los Puranas y en el Mahabharata, pero tampoco tiene origen reciente, puesto que fue creada poco después del comienzo de la era cristiana. No es una institución que fue creada con sentimientos religiosos infundados, pero sí ha sido originada por la sabiduría. No pertenecemos a ninguna secta del Sol. Creemos en la fe absoluta, fundamentada en el instintivo y natural amor por Dios.

 

Hay dos sectas religiosas en el mundo que pelean una con la otra

 

Hay dos sectas religiosas en el mundo que pelean una con la otra sin ninguna ventaja. Una de ellas argumenta que no se puede concebir un Dios con forma, y los que lo hacen no pasan de idólatras. La otra afirma que el Señor ha presentado una forma a las personas piadosas para que lo pudieran adorarle. Las dos están erradas, puesto que pelean desde un punto de vista material. La visión no sectaria es que el Señor no es sin forma y ni tiene forma material, es completamente espiritual. Solo la materia puede concebir la idea de forma y por lo tanto todas las visiones negativas y positivas acerca de eso son materiales. Ambos – los que adoran la forma y los que describen a Dios como sin forma – son idólatras y supersticiosos y por eso no pueden presentar una idea espiritual de la Deidad. Se supone que sectarios de misma clase odian uno a los otros, pero los que no tienen nada que ver con ellos no necesitan odiar.

 

Por supuesto, no nos gustan los fanáticos de la clase sin forma, quienes consideran todas las imágenes como no sagradas, y quienes mantienen la Deidad sin forma, asociada a algo como espacio y eternidad, para la adoración de Dios. Consideramos que los adoradores del Dios espiritual en un ídolo son infinitamente superiores a los que creen en la existencia sin forma, quienes consideran que la ausencia de forma es uno de los atributos del Espíritu.

 

El Espíritu no es exactamente el opuesto de la materia

 

El Espíritu no es exactamente el opuesto de la materia, pero seguramente es algo diferente de la materia. En verdad es muy difícil comprender la relación entre Espíritu y materia, espacio y tiempo, y eso no es conocido para nosotros. Sería un error considerar que todo lo que es opuesto a las cualidades de la materia, del espacio y del tiempo es Espíritu. Por lo tanto, deberíamos buscar los otros atributos del Espíritu.

 

Amor y Sabiduría

 

Amor y Sabiduría seguramente son atributos espirituales, que no son opuestos a las cualidades de la materia. Los hombres deben ser sabios y amar a Dios. Esa es la religión del alma. Todos los debates acerca de la esencia de Dios – si tiene o no forma – son sectarios. Aconsejamos al hombre a amar a Dios de manera sabia y espiritual, mientras sus ojos estén mirando a un ídolo o contemplando una cosa infinita como el espacio. Cuando el alma adora, la mente se complace. La mente no puede concebir nada que no sea material. Por lo tanto es difícil para el hombre en su estado presente separarse de la idolatría. El hombre necesita de eso, y por lo tanto necesitamos establecer otro significado para el concepto de idolatría. De esa manera concluimos que aquel que adora un ídolo como Dios – sea con forma o sin forma – es un idólatra. Pero si uno adora al Espíritu con amor – sea con forma o sin forma – es un adorador del Espíritu. Y podemos ir más adelante, podemos tolerar a todas esas clases si son sinceros. Dios acepta la adoración de todos los que adoran sus ideales más elevados – no importa si con forma o sin forma – pero sólo si están bajo un proceso regulado en el cual la idea de Dios se vuelva cada vez más pura.

 

Los que anhelan las bendiciones de Dios

 

Aquel que no tiene amor por sus hermanos, y por lo tanto no tiene amor por Dios, él es un idólatra. La guerra en contra de los adoradores de ídolos, sea en palabras o en acciones no es una cruzada, pero un fanatismo ambicioso de carácter no filantrópico. Nosotros intentamos de todas las maneras debidas contribuir para la reforma espiritual de nuestros erróneos hermanos, toleramos todas las clases de idolatría de los adoradores del concepto sin forma, de los adoradores del hombre, de los adoradores de la materia como Dios. Pero somos opuestos a los ateístas, quienes viven para el disfrute. Los que anhelan las bendiciones de Dios, aunque cometan errores en sus ideas y formas de adoración, son considerados nuestros hermanos. El amor por Dios, aunque sea mal direccionado, por fuerza y por su propia naturaleza hace con que surja progreso espiritual. Los que no aman a Dios están en un curso contrario de lo de nosotros y son dignos de pena.

 

El sistema de Jagannatha es visto de dos maneras:

 

De esa manera, examinamos la institución de Jagannatha sin el odio por los idólatras, los cuales no están preparados para comprender la filosofía de Purushottama Tattva. El sistema de Jagannatha es visto de dos maneras:

Los ignorantes y supersticiosos conciben el Dios todo poderoso como una forma cincelada en la madera; pero los Saragrahi Vaishnavas ven al ídolo como un emblema de la Verdad Eterna, la cual ha sido presentada en los Vedanta Sutras de Vyasa.

 

Dentro del recinto del templo hay templos más pequeños en los cuales se encuentran ídolos de Bimala, Shiva, Ganesha y Surya. El templo más grande, del Señor Jagannath, está en la torre del medio. Aquellos que comprenden el sistema teológico hindú con ojos filosóficos saben que hay cinco tipos de fe presentadas allí.

 

La primera forma de fe es el Shaktaismo, o la adoración de la naturaleza de Dios. La segunda es la adoración de Surya, el Sol, el cual es identificado con el calor – el único elemento activo en la materia sin vida. El tercero enseña a adorar al Espíritu en la forma más baja de un animal – en esa forma de hombre-elefante, o Ganesha, se encuentra el objeto de adoración. El hombre es el cuarto objeto de adoración del hinduismo. El alma desarrollada es adorada en Shiva, en el cual se observa el alma humana después de la salvación. En la quinta etapa es adorado el Dios Infinito distinto de las almas humanas. Aquí comienza el Vaisnavismo. De esa manera, en esas cinco etapas, se presenta toda la historia de la Teología Hindú, y quizás de toda teología en general. Todos los tipos de creencias que existen desde la creación de los hombres están completamente representadas en esas cinco etapas. Cualquier sistema de fe que el hombre haya descubierto podrá ser clasificado en una de esas cinco etapas: Materialismo, Elementarismo, Fetichismo, adoración del Hombre, adoración de Dios.

 

Dios es uno y no hay otro

 

Tomando en cuenta todo eso, se recomienda que entre todos esos sistemas de fe se acepte solamente el último. En el templo de Jagannatha, el visitante podrá observar cada sistema en su lugar apropiado. Por eso, el templo del Señor Jagannatha se encuentra en el recinto del medio, y nosotros empezaremos a relatar exclusivamente acerca de ese templo.

 

Hemos entrado en el templo del Señor Jagannatha por muchas veces y hemos observado en el recinto del medio que allí se encuentra cuatro formas diferentes: Jagannatha, Balarama, Subhadra y Sudarshana. De acuerdo al Vedanta, Dios es uno y no hay otro, pero Sus energías infinitas y atributos no son completamente conocidos por el hombre. El hombre puede apenas observar tres energías de Dios, porque no posee lados correspondientes para comprender las otras. De una de esas energías, surge la materia y todas sus formas y propiedades. A esa energía se le conoce como Maya Shakti. De la segunda energía surge la creación espiritual y todas sus fases relacionadas. Esa segunda energía se llama Jiva Shakti. La tercera energía de Dios que el hombre es capaz de percibir es la energía del deseo, la cual es llamada Chit Shakti. El Señor se mueve en la creación a través de esa energía infinita.

 

Ver al Señor Jagannatha

 

En la forma del Señor Jagannath, el emblema de Dios no tiene otra forma que no los ojos y los brazos. Ellos representan la capacidad que Dios tiene de ver, conocer y crear. Balarama es la fuente de Jiva Shakti de Dios; Subhadra, de Maya Shakti; y Sudarshana es la energía del Deseo. No se puede tener una idea completa de Dios al separarlo de esas energías. Por lo tanto, se adora al Señor Jagannatha en esas cuatro formas. Ver al Señor Jagannatha, es como estudiar el Vedanta y todas sus ramas. Para mí, el templo parece un libro para los que no saben leer.

 

Cuando el hombre reconoce la superioridad del amor por Dios

 

Hay una cosa más que hace con que el templo de Jagannatha sea superior a cualquiera otra institución Hindú – el sistema de mahaprasadam. El arroz ofrecido a Jagannatha es vendido en el bazar para todos los peregrinos – brahmanas, kshatriyas, vaisnavas, shaktas, sannyasis, grhastas, todos aceptan sin hesitación. La aristocracia brahminica no tiene reglas en ese templo. Eso quiere decir que cuando uno se vuelve un sabio él no necesita obedecer los bobos dictados brahminicos, los cuales sirven para aquellos que no saben lo que hacer. Cuando el hombre reconoce la superioridad del amor por Dios él ya no necesita de ninguna regla de ética ofrecida por las shastras, las cuales son dirigidas a gente de órdenes inferiores. Las reglas presentadas por Dharma Shastra de Manu y por el Jagnyabaikya no tienen influencia sobre los libres vaishnavas, quienes son los soldados de Dios en la cruzada en contra de lo Malo. El sistema de Mahaprasada no apenas representa la vida superior de los vaishnavas, pero también es una parte de la adoración, la cual los teístas ordinarios no pueden comprender completamente. Los hombres ordinarios son muy inclinados a preservar la superioridad de la razón y no los sentimientos intuitivos – el hombre debe existir para el Amor de Dios. Por eso seguiremos con argumentos saludables para mostrar que los sentimientos intuitivos quieren que ofrezcamos todo lo que comemos para el Dios de nuestro corazón.

 

Los racionalistas dicen que Dios es infinito y que no tiene deseos

 

Primero se debe analizar los argumentos de los antagonistas. Los racionalistas dicen que Dios es infinito y que no tiene deseos, y que por lo tanto, es una tontería ofrecer alimentos a ese Ser. Dicen que es un sacrilegio ofrecer cosas creadas al creador y que por lo tanto de esa manera, se le está degradando la divinidad de Dios a la condición humana. En verdad, esos son argumentos razonables y los que los escuchan seguramente estarán inclinados a declarar a los otros ‘afuera con eso del Mahaprasada’.

 

Aunque sean razonables, esas conclusiones son secas y destructivas. Ellas nos hacen alejarnos de la conexión de todo con Dios en la forma de adoración. Cuando uno dice que el Infinito no desea nada, se está prohibiendo toda la contemplación y oración. Ellos están diciendo que el Infinito no quiere expresiones de gratitud, que si usted le dirige una palabra a Él, usted lo está degradando a la posición de un ser condicionado. Dicen que los himnos, que las oraciones y que los sermones no sirven. Dicen que se debe cerrar las puertas de las iglesias porque nuestra racionalidad nos ha dado ese consejo. ¡Qué vergüenza! Por favor, teístas, estén atentos con esos principios absurdos.

Pero hay otros que ya intentan acercarse. Ellos dicen que se puede admitir oraciones, sermones, salmos e iglesias, pero que eso es sólo para el desarrollo del alma, que Dios no los quiere de todas maneras. Sin embargo, estamos contentos de que los racionalistas ya desean acercarse, y creemos que en el curso del tiempo se van a acercar aun más. Sí, algunos racionalistas ya admiten un principio más amplio en la teología – lo que quiera que uno haga para Dios nos va a ayudar espiritualmente. ¿Quién no quiere ese beneficio de Dios? Pero el racionalista es un racionalista y lo continuará siendo mientras siga buscando su interés personal.

 

Ese amor debe ser una natural emoción por la deidad como nuestro amante

 

Sabemos por cierto que la religión promete otorgar felicidad eterna para el hombre. Sin embargo, esa visión parece utilitarismo y no se le puede llamar teísmo. Debemos amar a Dios por Dios, aunque no parezca razonable. Nuestro amor debe estar libre de preocupaciones con uno mismo. Ese amor debe ser una natural emoción por la deidad como nuestro amante. La salvación no debería ser el objeto de ese amor, ni la búsqueda por la felicidad. El amor por Dios es la misma recompensa. La salvación es una consecuencia y no el objetivo principal. Si el racionalista está dispuesto a considerar eso, entonces se volverá un vaishnava.

 

Nuestro sagrado y dulce principio del amor

 

Aunque sabemos que el Ser ilimitado no tiene condiciones, nuestro sagrado y dulce principio del amor nos da una visión diferente acerca de ese punto. La razón dice una cosa, pero el amor dice lo contrario. La razón dice que Dios no tiene sufrimiento, pero el amor ve a Dios llorando por Sus hijos, quienes han sido llevados por lo Malo. La razón me dice que Dios sigue leyes estrictas y que nos recompensa y pune de manera fría; pero el amor revela que Dios deja de lado esas leyes y acepta al alma amorosa que se arrepiente. La razón me dice que aun el hombre mejore no va a lograr tocar al Dios Absoluto; pero el amor predica que cuando el alma se convierte en un estado espiritual femenino, Dios se casa con el alma del hombre condicionado. La razón me dice que Dios está en el tiempo y en el espacio infinito; pero el amor nos dice que el Bello Dios está sentado delante de nosotros como un miembro de nuestra familia, disfrutando de los placeres de la sociedad. Como un padre que se divierte con sus niños, Dios ha dado exquisitos alimentos por toda Tierra, para que Sus hijos los puedan utilizar para su beneficio; pero esos amorosos hijos colectan esos alimentos y sin ningún trazo de racionalidad los ofrecen con amor a su padre, a quien ellos aman más que a sí mismos. El padre a su vez, en respuesta a sus amorosos sentimientos, les concede Sus bendiciones diciendo: ‘!Oh, mis hijos! Esas bendiciones son para ustedes, pero porque ustedes me aman me las ofrecen para mi disfrute. Yo no tengo necesidad de alimentos, pero acepto la parte de la ofrenda que es hecha de amor puro y desinteresado. Eso sí me interesa y me gusta. Ahora tomen los remanentes y disfruten.’

 

La seca razón jamás comprenderá

 

Ese proceso de amor desinteresado, el cual la seca razón jamás comprenderá, santifica el alimento que tomamos, y nos permite un disfrute que no ocasiona daño. Este es el sistema de adoración sincera que sólo los teístas de alta clase conocen.

Ni siquiera es posible expresar la alegría que uno siente cuando toma el santo Mahaprasada en el templo. Es un alimento sagrado y dulce y oramos que todos los hombres puedan experimentar.

 

Para el Saragrahi Vaisnava, el templo presenta tantos encantos que el racionalista ordinario no logra experimentar. No queremos decir con eso que la racionalidad es un principio bobo. Por el contrario, somos admiradores de la racionalidad. Sabemos que es eso que nos difiere de los otros seres creados, la superioridad de tener la racionalidad. Pero lo que estamos hablando es que a parte de ese noble principio hay otro regalo más elevado para los hombres, que se llama Amor. La racionalidad ayuda al Amor a mantener la actitud apropiada en el mundo espiritual. El amor se degrada cuando es direccionado hacia otros objetos y no a Dios, y se convierte en lujuria por mujeres, vino, carne y oro. Aquí la razón dice para que se vaya a la esfera superior. De esa manera, consideramos que la razón sirve para ayudar al amor, y no para crearlo. La razón debe servir al amor, la razón debe estar sujetada al Amor, a sus aspiraciones y trabajo sagrado.

 

El error

 

Los racionalistas, por el contrario, consideran que la razón es todo. Esa es la degradación de la humanidad. Ese es el error.

Por otro lado, los racionalistas progresivos creen en el principio del amor, pero intentan hacer del amor el sirviente de la razón. Ese es otro error. Ellos hacen al amor prisionero de la cárcel de la razón. El amor quiere volar con sus alas espirituales hacia en reino donde el carcelero razón no puede ir.  Los sonidos que produce el Amor son de naturaleza espiritual, pero la razón los considera enfermedades que deben ser curadas con medicinas.

 

¡Dios ayude a los hombres!

 

De esa manera la naturaleza de la Reina de nuestra alma es encarcelada por el principio artificial y seco de la razón, como si fuera un pájaro preso en una jaula. ¡Qué abuso de poder la razón ha cometido! ¡Vergüenza de los racionalistas! ¡Dios ayude a los hombres!

 

Teístas, cuídense para que no se relacionen con los secos racionalistas disfrazados de teístas. Hay dos grupos de racionalista: el proyecto de teísta y el engañador. Hay los que en verdad son racionalistas pero pretenden ser teístas. Ellos quieren degradar la sinceridad a través de su mala influencia. Ellos se consideran teístas pero en verdad quieren que el amor se sujete a la razón. Ellos son engañadores, porque no son capaces de comprender su posición.

 

El teísta sincero debe preservar la soberanía del Amor

 

El teísta sincero debe preservar la soberanía del Amor. Hemos visto muchos degradaren su Amor por causa de la razón y de esa manera cayeron en la idolatría grosera y en la superstición.

 

El templo de Jagannatha está bajo la superintendencia del Rajah de Puri, a quien los ignorantes consideran una encarnación de la deidad. Bajo su superintendencia están 36 clases de sirvientes que viven en casas en estilo Chhatrisha Niyoga adentro del templo. Hay cerca de 60 familias de Pandas que hacen Pujas. Hay 700 familias de Chheridars, u ordenanzas en el templo. Hay 600 familias de Swars, o Soopakars, los cocineros del templo.

One thought on “04. El Templo del Señor Jagannatha en Puri

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *